The Handler of Dragons

Si algo caracteriza a la fantasía es la presencia de criaturas imposibles, llenas de magia y atributos peculiares que sorprenden a cualquiera. Por ejemplo, ¿a quién no le gustan los dragones? A nosotros siempre nos han encantado, puesto que son fabulosos reptiles alados que habitan en casi todas las leyendas del Viejo y del Nuevo Mundo, y que aparecen en antiquísimas y diversas culturas que no se encuentran conectadas entre sí. Desde los míticos dragones que luchaban contra caballeros en las leyendas artúricas o medievales hasta grandes dragones serpentinos de la mitología china que simbolizan el poder espiritual supremo, el poder terrenal y celestial, el conocimiento y la fuerza. En otras palabras, la sola mención de un dragón es símbolo de grandeza, de fuerza y de miedo.

Y de la misma manera que estas criaturas mitológicas imaginarias han sido parte fundamental del mundo del cine y de la literatura, los videojuegos también se han convertido en el lugar perfecto para mostrar a infinidad de criaturas de todo tipo y los dragones han sido sin lugar a dudas uno de los mayores beneficiados en este sentido. En un universo tan amplio y con un vasto bestiario encontramos a diversos dragones de la talla de héroes o de grandes villanos, y juegos como The Handler of Dragons ponen de manifiesto unos dragones representados como seres benevolentes de gran sabiduría.

Corazón de Fuego

Desarrollado por Hi-Quality Jerzy Calinski y editado por Golden Eggs Studio, The Handler of Dragons es una suerte de RPG occidental, no exento de convencionalismos, que nos mete de lleno en una aventura cargada de acción, de fantasía y de elementos que han convertido esta particular forma de entretenimiento en uno de los estilos de juego más deseados por la comunidad de jugadores. Asimismo, está plagado de decisiones que debemos tomar para afrontar una trama escamosa en la que encarnamos a un héroe que vive en una pequeña casa al borde de un bosque junto a su esposa e hijo.

Una cosa lleva a la otra y descubrimos que tenemos la capacidad de comunicarnos con los dragones. Si bien, el destino de muchos de ellos depende de las elecciones que tomemos en el juego, siendo un aspecto de vital importancia durante la historia y que reconoce el concepto más común de dualismo entre el bien y el mal. No existen los grises. Es blanco o negro.

Un largo camino por delante

Somos sabedores de que la lengua escrita implica mayor complejidad, ya que su aprendizaje es intencionado y nunca cesa, sino que continúa a lo largo de toda una vida. Constituye, por ende, un largo proceso de enseñanza-aprendizaje, puesto que aprender a escribir significa aprender a organizar ideas, construir textos con coherencia lógica.

Todo buen relato es la suma de un buen argumento más una buena prosa, por desgracia, The Handler of Dragons muestra algunos de los principales errores que se pueden encontrar en la escritura de diálogos, desde conversaciones excesivamente literarias que distan de ser naturales, ágiles y emocionantes, hasta otras que no nos dicen absolutamente nada de los personajes, ni por lo que ocurre, ni por la forma en que se expresan. 

Acostumbrados estamos desde hace tiempo a jugar betas, abiertas o cerradas, de muchos títulos, y después, tras la salida del juego de marras, decidimos si lo compramos o no. En más de una ocasión, hemos visto que no cumplían con nuestros estándares, lejos de los obvios errores que suelen traer consigo, puesto que el Acceso Anticipado se usa mayormente para reportar la mayor cantidad de problemas cuando nos ponemos a los mandos.Y pese a que se atisba algo, una especie de potencial entre tantas escamas, The Handler of Dragons dista de estar acabado.

Estas impresiones han sido realizadas gracias a un código digital de PC facilitado por Golden Eggs Studio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here