Monster Rancher 1 & 2 DX

Da igual el lugar por el que se aborde la importancia de Pokémon, que su influencia en el mundo de los videojuegos es un hecho, especialmente desde que los primeros títulos de la franquicia vieron la luz allá por la década de los 90. Al fin y al cabo, la llegada de Pokémon a Occidente no tuvo precedentes. Las estimaciones de ventas quedaron completamente desarticuladas y el lema de “hacerse con todos” se grabó a fuego en la mente de millones de jugadores. La clave residió en la capacidad para unir sin entender edad, género, cultura o forma de pensar. Todos esos elementos se dieron de la mano e hicieron del mundo un entorno sin barreras, generando comunidades, torneos, ensayos y programas divulgativos.

El lenguaje Pokémon es rico, es pleno y es universo. Está ahí, observable a simple vista, dispuesto a invitarnos para hacernos con todos. Por ende, es normal que el éxito de esta franquicia haya derivado en una avalancha de juegos que se han ido sumando al carro de los combates con monstruos, aun cuando no fueron los primeros en inventar la mecánica de capturar y entrenar criaturas. Desde aquellos que han intentado innovar y alejarse lo suficiente de la fórmula como para diferenciarse lo justo hasta otros que directamente no se han esforzado en demasía y se limitan a ser copias.

¡Cría y entrena monstruos!

El último santo en sumarse a la fiesta es Monster Rancher (Monster Farm en el país del sol naciente) y la recopilación que nos ocupa Monster Rancher 1 & 2 DX, una propuesta que posee algunas similitudes con la saga de Nintendo, dado que la premisa consiste en ser un entrenador de monstruos que los colecciona y los cría para ponerlos a combatir entre sí. Sin embargo, este parecido termina aquí, pues también sigue los pasos del Tamagotchi, uno de los juguetes estrella en los 90 que se caracterizó por ser la primera mascota virtual.

Una idea que hasta la fecha, era totalmente desconocida por los usuarios y que nació para poder simular la sensación de cuidar una mascota, sobre todo para esas personas a las que les fue imposible tener un animal de compañía en su infancia. Y es que ese concepto, no está tan lejos de ser un videojuego en un formato distinto. A grandes rasgos, el propósito principal del juego, se centraba en cuidar a una pequeña mascota, desde alimentarla hasta jugar con ella durante 28 días, y por supuesto, sin que muriera en el proceso. 

Adaptado a los nuevos tiempos

Publicado originariamente para la primera PlayStation, Monster Rancher fue una amalgama de todos estos elementos que muchos de nosotros conocemos hasta el hartazgo. Si bien, contaba con un sistema de obtención de monstruos que lo hacía muy distinto al resto de sus congéneres lanzados para dispositivos portátiles. Por ejemplo, si introducíamos cualquier CD que tuviésemos en casa en la consola de sobremesa de Sony, uno de música puestos a escoger, el programa nos recompensaba con una nueva criatura a la que podíamos entrenar, una característica que dio mucho de sí, especialmente en Japón, y que se aprovechó en nuevas iteraciones.

Por desgracia, esta característica no brilla con el mismo esplendor en Monster Rancher 1 & 2 DX, ya que no tenemos a nuestra disposición un lector de discos que haga lo propio. En su lugar, el recopilatorio que nos ocupa trae consigo una enorme base de datos para que podamos escoger el CD que más nos agrade y así hacer monstruos a partir de la música seleccionada. La magia se pierde, pero es la única vía posible para poder disfrutar de estos clásicos remozados.

Cómo hace crecer a tu compañero de armas

Los estados de ánimo son sensaciones subjetivas que tienen un carácter transitorio, ocurriendo en respuesta a un estímulo de cualquier tipo, ya sea interno o externo. En otras palabras, son como agitadores internos que modifican nuestra relación con nosotros mismos y nuestra visión del mundo. De la misma manera, estos se mantienen en el tiempo, influenciando nuestra conducta y forma de pensar, por lo que pueden durar desde unos pocos minutos, hasta horas, semanas o incluso más.

A este respecto, Monster Rancher 1 & 2 parte de los diferentes estados de ánimo, los cuales intervienen en múltiples procesos que modulan conductas y procesos cognitivos de las criaturas. Por ende, es importante mantener siempre en un buen estado a nuestros acompañantes, tanto en el proceso de crecimiento para que sea el compañero que nosotros queremos mediante la realización de actividades varias que proporcionen experiencia, como durante la fase adulta y los combates que tengamos que lidiar para que no se nos debilite y tengamos que empezar desde cero.

Llegaré a ser el mejor, el mejor que habrá jamás

Puestos a rizar el rizo del ridículo, lo peor que se puede decir de este Monster Rancher 1 & 2 DX, es que ambos títulos son muy parecidos entre sí, dado que comparten las mismas capacidades funcionales y operativas, pero al final, resultan muy entretenidos y pueden eclipsarnos por completo durante decenas de horas. Después de todo, la experiencia de criar y combatir contra diferentes criaturas son motivos más que suficientes para pillar una buena sobredosis de nostalgia y una excusa para dejarse arrastrar dentro del mundo de Monster Rancher con el fin de detener al malvado y demoníaco monstruo Moo. 

Este análisis ha sido realizado gracias a una copia digital de PC facilitada por Koei Tecmo Europa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here