Ninja Gaiden Sigma 2

El camino del ninja es largo entre la satisfacción cuando aprendemos los tempos de bloqueo y esquives oportunos, y cuando nos convertimos en una efectiva, violenta, selectiva y fría máquina de matar. Si algo nos enseñó la primera entrega de Ninja Gaiden de 2004 es a valorar la oportunidad de perfeccionar nuestras habilidades ninja mediante un desarrollo cuyo sentido del ritmo y descacharrante presentación siguen con pie firme tras su acogida inicial, excepcionalmente positiva. Sin embargo, las secuelas perduran y si no, que se lo digan a Ninja Gaiden Sigma 2, una versión remozada (y amparada en la polémica) de la entrega publicada allá por el año 2008 en la consola Xbox 360.

Porque si echamos la mirada atrás en la historia, podemos ver como el juego de Team Ninja puso de manifiesto una experiencia sumamente desafiante que mantuvo las líneas maestras del juego original, auspiciada por huestes de demonios que nos obligaban a memorizar patrones de ataque y aprender a seguir su ritmo. En otras palabras, se trataba de un hack and slash hondamente estricto y que llevaba hasta las últimas consecuencias algunas de sus propuestas mecánicas.

Si algo funciona, no lo cambies

Si bien, a pesar de que la esencia era a grandes rasgos la misma, esta nueva iteración trajo consigo un mayor repertorio de armas con sus propios movimientos, grandes oleadas de enemigos que nos ponían en apuros y un sentido de la violencia mucho más reverencial. En este último caso, sazonado con cierta miscelánea cinematográfica, tanto en la composición narrativa como en la brutalidad gore que profesaba la parte protagónica. Por supuesto, esta puesta en escena de la acción y la violencia en términos coreográficos no escondía sus claras reminiscencias al cine de cierto director estadounidense, ya que no fueron pocas las ocasiones en las que el propio Itagaki fue apodado como el Tarantino de los videojuegos.

Ninja Gaiden Sigma 2

Al final, Ninja Gaiden II recibió críticas generalmente positivas, por lo que fue cuestión de tiempo que se llevase a cabo una adaptación del mismo a la consola de sobremesa de Sony, PlayStation 3, aunque fuese en contra de los designios del polémico autor japonés, el cual terminó abandonando las oficinas del Team Ninja. Una adaptación, bajo el nombre de Ninja Gaiden Sigma 2, cuya gran esencia fue trasladada posteriormente a un frasco mucho más pequeño para la pequeña de Sony, PlayStation Vita, y que ha vuelto a exteriorizarse en todo su esplendor con el lanzamiento de Ninja Gaiden Master Collection. Una colección que más allá de la acción exagerada y combates brutales salpicados en sangre, ha vuelto a estar en el ojo de la polémica por una serie de decisiones desafortunadas que, a ojos del usuario, se han tornado en conclusiones erróneas.

Un sendero corrompido por las tinieblas

En Ninja Gaiden 2, la dificultad endiablada es algo que se puede justificar por la dureza misma que tanto profesa el camino del ninja, aunque también se puede pensar que a la gente del Team Ninja le gusta diseñar juegos difíciles, y punto. Lo que está claro es que dudar significa fracasar, una máxima que ejemplifica a la perfección la filosofía por la que se rige todo el juego y que tenemos que interiorizar si queremos ver los créditos al final de la aventura. Por desgracia, en el caso de la versión que nos ocupa, tuvo que tomarse la desafortunada decisión de reducir considerablemente el número de enemigos simultáneos en pantalla, algo que tiene un impacto muy negativo en el desarrollo del título, ya que no son pocos los pasajes cuyo ritmo se siente resentido y que ni siquiera la inclusión de nuevos jefes a gran escala consiguen paliar.

Ninja Gaiden Sigma 2

Pero no todo es malo, puesto que a pesar de que estos elementos puedan hacer irreconocible a este Ninja Gaiden Sigma 2, sigue siendo un juego muy desafiante y satisfactorio. Más allá de unas acertadas inclusiones que extiende la vida útil del mismo (nuevos personajes jugables, un divertido modo cooperativo que aquí se disfruta en compañía de un segundo personaje controlado por la IA), también ejemplifica como muy pocos las principales señas de identidad de la franquicia. A este respecto, mediante una obra sobre ninjas y su ubicuidad con los shurikens que justifica sus carencias a través de una praxis: el ensayo y error adaptado a un proceso de aprendizaje .

Este análisis ha sido realizado gracias a una copia digital de Xbox One facilitada por Koei Tecmo Europa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here