Ninja Gaiden Sigma

El valor y el legado de la historia del videojuego es algo que no debería ser objeto de debate, siendo lo más lógico del mundo mantener el código fuente del desarrollo para garantizar del todo su supervivencia en las generaciones venideras. Por desgracia, la importancia de preservarlos no siempre es rentable para las compañías y es algo que afecta sobre todo a títulos antiguos. Para más inri, es obvio que el formato físico, el cartucho, el disco óptico, no es eterno, por lo que dar acceso a los usuarios a los videojuegos que las principales compañías tienen en su haber sería un buen acercamiento para esta suerte de preservación. Haberlos los hay (intentos), pero todavía queda un largo camino por delante, dado que series japonesas de videojuegos como Ninja Gaiden no son sino una víctima más de esta situación.

Una serie cuya popularidad e influencia provienen de todas esas obras ficticias que se pusieron de moda allá por la década de los 80 y que terminaron por convertirse en todo un icono de la cultura pop. Antes quizá no tanto, pero de un tiempo a esta parte, los trajes negros y los shurikens son elementos comunes en todos los continentes del mundo, incluso entre las personas que no son fanáticas. Y pese a que eso solo sucede en la romántica cultura popular contemporánea, dado que muchas de estas ideas que relacionamos con los ninjas no son como tal, compañías como la otrora Tecmo no quisieron quedarse atrás, lanzando un juego que más adelante tendría en su haber al mercenario japonés más famoso en la historia de los videojuegos.

El camino del ninja

Conocido en el país del sol naciente como Ninja Ryūkenden, este estaba más cerca del género beat’em up, recurriendo a un estilo similar a Double Dragon, que la acción visceral de un hack and slash, una alternativa más actualizada. Empero, aspectos como la dificultad endiablada y un sistema de combate bastante metódico que aprovechaba los objetos del escenario, sentaron las bases con visión de futuro. Pero eso es historia para otra ocasión. Una historia que nos lleva hasta Ninja Gaiden Sigma, el segundo remake de Ninja Gaiden tras el lanzamiento de Black que trajo consigo varias características que dividieron a la comunidad de jugadores.

Ninja Gaiden Sigma

El polémico Tomonobu Itagaki, creador japonés conocido por crear la saga de lucha Dead or Alive y por revitalizar la serie que nos ocupa allá por el año 2004, siempre ha manifestado cierto descontento por las versiones Sigma. De la misma manera, esta primera entrega no ha sido una excepción, dado que la franquicia pertinente, que otrora fue una de las responsables de dibujar los trazos que siguen este tipo de productos sucedáneos de los “yo contra el barrio”, ha pasado a ser algo más “condescendiente” con el jugador. En el caso de Ninja Gaiden Sigma, se han simplificado segmentos enteros del juego, además de varios trajes adicionales y una reducción de dificultad auspiciada por más puntos de control. 

Mas dista de ser un paseo por el parque y a pesar de todo, continúa siendo una experiencia sumamente recomendable, mas comparar Ninja Gaiden Sigma con Ninja Gaiden Black se postula como un ejercicio necesario para analizar la historia reciente. Uno que nos puede permitir entender el devenir de esta serie y el motivo por el que esta suerte de recopilatorio sigue apostando enteramente por una experiencia que difiere mucho de ser la misma que antaño.

La necesidad de preservar la senda del guerrero

La importancia de la preservación reside en que sin ella, muchos de los bienes materiales con los que contamos, en este caso videojuegos, no tendrían muchas papeletas para existir en el futuro. Por desgracia, esta esperada colección de Ninja Gaiden no cuenta con los títulos originales debido a extravíos en el código fuente de los mismos. Tanto es así que la compañía japonesa no tiene forma de recuperarlo y es por eso que Ninja Gaiden Black (así como su secuela) no ha sido seleccionado para este recopilatorio. Sea como fuere, la primera aventura del nuevo Ryu Hayabusa sigue siendo a día de hoy uno de los mayores exponentes del género hack and slash.

Ninja Gaiden Sigma

Un exponente que bebe de los combates con acción frenética, las esquivas y el bloqueo mientras pone a prueba nuestra paciencia. Y lo hace por medio de una aventura que siempre busca maneras de hacernos sudar tinta y esforzarnos al máximo. La vorágine de muerte y destrucción representan algunas de sus principales fortalezas, mientras que el fracaso se postula como algo que es casi inevitable, y cuando antes lo admitamos mejor. Aceptar el desafío de los ninjas nunca ha sido tan difícil y Ninja Gaiden Sigma no busca el camino fácil, sino la manera correcta de transitar por el difícil.

Este análisis ha sido realizado gracias a una copia digital de Xbox One facilitada por Koei Tecmo Europa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here