Insomnis

Muchas son las propiedades en las que se han registrado fenómenos paranormales y que llenan las carteras de las principales agencias inmobiliarias del mundo atrayendo a curiosos y adinerados compradores dispuestos a pagar grandes sumas de dinero.

De la misma manera, el cine y la industria del videojuego siempre han tenido cierta predilección hacia todas esas obras protagonizadas por mansiones encantadas. Lugares malditos en los que ha sucedido algo terrible y en los que sus habitantes no pueden vivir en paz, desde Maniac Mansion y Alone in the Dark hasta Luigi ‘s Mansion y Resident Evil. En resumidas cuentas, son edificios que nos ponen los pelos de punta solo con pensar en ellos; y juegos como Insomnis ponen de manifiesto un escenario que nos lleva una y otra vez a espacios comunes que no deja de alterar y remezclar para generar sorpresas, con ciertos sustos al pasar de nuevo por lugares que considerábamos tranquilos.

Sin muchos preámbulos a la hora de hacernos a los mandos, el juego que nos ocupa nos sitúa en un escenario en el que asumimos el papel de Joe Castevet, nieto de un famoso científico inglés llamado Roman Castevet que dedicó toda su vida a la investigación, quien hereda una mansión con algunos secretos que están a punto de revelarse. Bajo esta premisa, nos vemos inmersos en una aventura amparada en la necesidad de avanzar y en la que nada es lo que parece ser.

La arquitectura del terror en Insomnis

Los escenarios donde se desarrollan los videojuegos tienen un papel fundamental en las diferentes tramas y en la forma en que el/la protagonista tiene que resolver los rompecabezas. Aunque entre ellos abundan los paisajes naturales y artificiales, que incluso imitan algunos ya existentes, tampoco escasean las casas diseñadas para un fin determinado que se han grabado en nuestras retinas a fuerzas de varias partidas. A este respecto, para que podamos sentir casi cualquier sonido y así saltar de miedo en cualquier momento.

En otras palabras, los espacios de Insomnis están diseñados con el terror en mente, atravesando la coraza de nuestra racionalidad para ir directo a nuestras emociones atávicas, pero también desde un punto de vista analítico producen demonios: son lugares que, al igual que los fantasmas internos que nos acosan, están condenados a permanecer como una mera sombra de lo que fueron, manteniendo su aspecto pero perdiendo el control sobre su propio ser.

Y pese a que la obra desarrollada por la gente de Path Games no nos muestra ese implacable horror que sí que amenaza con devorarnos en muchas otras propuestas, trae a cambio ese miedo existencial, prácticamente intangible, que elige combinar suspenso y anticipación en el transcurso del mismo.

El sonido en los videojuegos

Es común escuchar que la imagen lo es todo, pero ¿qué importancia le damos al sonido en los videojuegos? El ejemplo más claro para medir la importancia del sonido lo vemos en el género de terror, ya que es el que está más interrelacionado e interdependiente con el mismo. El sonido fluye con las sensaciones y más aún, las genera y estimula, convirtiéndose en una herramienta fundamental de la gramática del videojuego.

Dicho de otra manera. Es algo que nos hace saltar, que funciona como un gatillo, una vía de escape y de advertencia que explora los terrores más escondidos, y juegos como Insomnis nos manipula superponiendo tonalidades que dan como resultado armonías y acordes pocos convencionales y con sonoridades más bien extrañas. Y aunque no elude del todo cualquier tono maquiavélico o terrorífico en sus notas, resuelve de la manera más funcional posible cada uno de los pasajes con una música cerrada y atmosférica. 

Recorrido a pie por los secretos oscuros

Tan antiguo como el cine y los videojuegos son las mansiones encantadas a las que se mudan los más incautos en busca de un nuevo comienzo, pero que terminan descubriendo que las humedades, los ruidos y los desagües atascados no son lo peor a lo que uno se tiene que enfrentar. Por supuesto, el casoplón de Castevet esconde un oscuro secreto, y aunque a diferencia de otros títulos, este no ofrece una mecánica bastante recurrente y basada en la misma indefensión de la protagonista, la huida y el escondite, hace un uso muy inteligente de la tensión. 

Infunde temores gracias a la insinuación de una amenaza que, en ese momento, no está ahí. Al final, ese es el verdadero terror de Insomnis.

Este análisis ha sido realizado gracias a una copia digital de PC y PlayStation 4 facilitadas por Path Games.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here