Empire of Angels IV

China es a todas luces una superpotencia económica con una proyección imparable en numerosos frentes, entre ellos el videojuego, que sigue creciendo exponencialmente cada año. Un crecimiento auspiciado principalmente con juegos para ordenador y dispositivos móviles. Si bien, hay muchos videojuegos que las compañías no han decidido traducir o producir para el resto del mundo, quedándose como exclusivos para China, aunque eso está cambiando de un tiempo a esta parte. Un cambio de rumbo propiciado por obras como este Empire of Angels IV.

Nacida allá por el año 1993, esta saga de estrategia y rol por turnos siempre ha estado atada a ordenadores y dispositivos móviles, mas la obra que nos ocupa ha decidido ir más allá apostando por un lanzamiento multiplataforma.

Estrategia por casillas en formato chibi

El mundo de los videojuegos es tan extenso que podemos tener ante nosotros todo tipo de propuestas que son muy complejas de definir. El género de estrategia, aquel en el que muchos jugadores tienen que luchar entre sí hasta que solo quede uno, no es una excepción. Ambientado en un mundo de fantasía en el que las intrigas políticas y los horrores de la guerra se combinan entre sí, Empire of Angels IV nos brinda una propuesta amparada en la estrategia por turnos, una en la que controlamos un pelotón de personajes femeninos que pueden moverse a través de varias casillas y atacar, pero no al revés. Eso significa que si llevamos a cabo una acción ofensiva o defensiva, como infringir daño o curar a otro personaje, no podremos movernos después. Aun así, la experiencia pertinente brinda bastantes posibilidades en el fragor de los combates.

El sistema de clases, por su parte, conforma el mayor atractivo de la aventura, puesto que los personajes con los que comenzamos y los que se unen a posteriori, pueden desempeñar diversos roles, o dicho de otra manera, un sistema de trabajo al más puro estilo de Final Fantasy. Durante los primeros compases, tenemos hasta tres clases disponibles: infantería, clérigo y arquero, pero cada una de estas se ramifican en dos opciones, y así sucesivamente a medida que las féminas van subiendo de nivel, culminando así en un grupo compuesto con características diferenciadoras que hacen que los combates sean muy satisfactorios.

Las equívocas apariencias 

Por muchos es sabido la problemática de la representación femenina en los videojuegos, sobre todo en el énfasis a la hora de representar el cuerpo femenino basado en sus cualidades, por ejemplo, las técnicas sexistas como la hipersexualización cuando se muestra a la mujer. Afortunadamente, los tiempos han cambiado (algo) en Occidente por las tendencias que ha ido marcando la sociedad, especialmente en esa descripción de personaje cliché, sometido a ideas preconcebidas.

Todo esto lo saben los desarrolladores, pero la forma clásica de presentar a la mujer en Oriente está atada a unos estereotipos de género claramente definidos con el fin de atraer al público masculino que se deleita de esa imagen atractiva, pero poco realista. Por desgracia, Empire of Angels IV pone de manifiesto este estigma a través de unos diseños que se quedan en paños menores al ser derrotados, literalmente hablando, y nos preguntamos si es necesario o justificable esa sexualiación; si de verdad es necesaria para el desarrollo del propio juego o si ello sucede únicamente por una visión objetual que los hombres tienen de las mujeres.

No, no tiene justificación conforme a ningún fundamento. Y es una lástima, porque Empire of Angels IV, tras esa apariencia de estereotipos y conductas innecesarias, tiene una base muy sólida. Es divertido de jugar, con amplias posibilidades de personalización y desarrollo a la hora de establecer las distintas estrategias para resolver las situaciones y una experiencia de juego muy profunda.

Este análisis ha sido realizado gracias a una copia digital en PlayStation 4 facilitada por EastAsiaSoft.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here