Luca

Amparándose en valores como la madurez, la sensibilidad y la inclusión, Pixar lleva más de 25 años ofreciendo largometrajes basados en sus propias motivaciones y no en modas pasajeras. Después de todo, la importancia de ser uno mismo con el fin de potenciar la autenticidad es una práctica que ha llevado a la compañía con sede en Emeryville a lo más alto, a convertirse en una suerte de orfebres emocionales, en artesanos de historias. Pero más allá de los deseos y expectativas de los demás, lo cierto es que esta ha venido manteniendo el listón demasiado alto y no siempre se puede surfear en la cresta de la ola.

Sí, la ambición logra la motivación y determinación necesaria, pero también es importante focalizarse en objetivos específicos y no tratar de abarcar demasiado. Porque así como Soul es una experiencia que sabe tocar las teclas necesarias para forjar su personalidad y crecimiento por medio un desarrollo amparado en el amor desde el punto de vista psicológico, Luca nos ofrece una propuesta mucho más sencilla que asociamos de forma irremediable al verano.

En un pueblo italiano

Dejando a un lado sus potenciales pretensiones adultas, Luca asciende del fondo del mar y nos invita a entretenernos con sus pasatiempos a través de un paradisíaco pueblo lleno de color. Uno que destaca por su ambientación luminosa, la brisa del mar y el hecho de sentir la luz del sol en nuestros rostros. Ahora bien, que su singular belleza costera y su ecléctica de estilo italiano no os lleve a equívocos, puesto que el hecho de que dos niños que además son monstruos marinos quieran vivir el mejor verano de sus vidas no tiene porqué ser visto con buenos ojos.

Al fin y al cabo, los habitantes de este pueblo sienten un odio absoluto al diferente y no conciben nada más allá de hacer todo lo posible para incrementar la discriminación. En consecuencia, de eso trata sobre todo la película que nos ocupa, en escenificar una cultura que muestra prejuicios y en construir una amistad tan profunda como duradera entre seres muy diferentes que pueden marcar un punto y aparte. Hay un dicho que dice que el amor y la amistad no tiene barreras, que son fuerzas imparables, y Luca busca transmitir esto, la fuerza de la amistad, pero también aborda una historia que pone de manifiesto retazos de varios sueños que parecen recuerdos lejanos.

Cree en ti, persigue tus sueños

En este caso, recuerdos de un verano extraordinario, fuera de la vista de los mayores, que nos devuelven a momentos felices con personas que siempre nos parecerán, en la distancia del tiempo, muy importantes y que la vida parece habernos arrebatado. Pero por encima de todo, más allá de todos esos valores y emociones que parece que hemos reprimido a lo largo del tiempo, Luca, es una obra que reivindica la diversidad en lo diverso en un mundo donde los unos y los otros deben enfrentarse a los prejuicios. 

Una obra que nos recuerda la importancia de dejar atrás nuestros miedos y que defiende la necesidad de luchar para conseguir lo que queremos.

Esta reseña ha sido realizada gracias al visionado de la película en Disney+.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here