I Care a Lot

La avaricia y la codicia arruinan a la condición humana y constituyen una patología asociada a un ansia sin límites. En ellas quedan patentes como pueden llevar a las personas a vivir sin ningún tipo de límite moral y una falta de reflexión ética. Por desgracia, el sistema, determinado y dependiente, necesita la avaricia para poder subsistir. Y nosotros como sociedad la hemos aceptado por completo. Esta vorágine, por ejemplo, la podemos adaptar a todas esas residencias de ancianos que ponen de manifiesto la privatización y la desidia capitalista contra la integridad moral. 

Y si no que se lo digan a I Care a Lot, de J Blakeson, una obra que se desarrolla en el escenario que nos ocupa con el fin de retratar el abandono de los mayores y su particular denuncia hacia un sistema que busca el enriquecimiento a costa del bienestar y la vida de otros. Un sistema en el que el viejo, el anciano, todo aquel que ha alcanzado la tercera edad, puede ser objeto de compra-venta por medio de empresas que buscan ante todo la rentabilidad, aumentando los ingresos y reduciendo los costes de producción. En otras palabras, son un valor al uso, un beneficio.

¿Hacia dónde mirar?

A través del humor negro y el sarcasmo, I Care a Lot es un alegato contra dicha mercantilización. Bien consciente de su atractivo y con un personaje tan complejo pero a la vez tan magnético como Marla Grayson, interpretada por Rosamund Pike, la película antes nombrada se sostiene con desparpajo durante los primeros compases de la misma. Sin embargo, más adelante no tiene claro hacia dónde quiere mirar, pues no es lo suficientemente moralista a la hora de retratar y formular las estafas hacia las personas mayores ni tampoco tan virulenta cuando todo termina desembocando en un thriller a la carrera, llevando todo el peso de una trama trepidante pero inverosímil.

I Care a Lot

Sea como fuere, I Care a Lot sigue siendo una cinta disfrutable, ya que potencia sus valores a través de la señalización interpretativa de todos sus personajes, desde un jefe enano con muy mala leche, hasta una mujer empoderada capaz de salir airosa incluso de las peores situaciones. Al fin y al cabo, todos estos elementos son los que dan forma a una película inclasificable que nos mantiene pegados a la pantalla hasta su desenlace.

Esta crítica ha sido realizada mediante el visionado de la película a través de la plataforma Prime Video.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here