Ultra Age

Diversión sin demasiadas vicisitudes para desatar adrenalina a los mandos por medio de innumerables combos. ¿De qué otra manera podríamos definir un hack and slash? El término que nos ocupa, que significa literalmente “cortar y rajar” es un género que se usó por primera vez para describir un tipo de jugabilidad muy concreta asociada a los juegos de rol de mesa, pero hoy en día se utiliza para enfatizar todas esas propuestas que ponen de manifiesto la importancia de los combates.

En otras palabras, buscamos tortas, de todas las clases y tamaños, y que no nos hagan pensar en otra cosa que no sea en cómo asestar las susodichas con elegancia. El camino hasta llegar a esa concepción ha sido, cuanto menos, sinuoso, puesto que obras como Devil May Cry fueron las que se encargaron de perdurar para que alcanzaran el estrato al que realmente estaban destinados desde el principio. A este respecto, definiendo el camino para lo que sería el hack and slash en el futuro, mediante propuestas eclécticas en las que más que nunca se trataba de pelear con estilo, haciendo énfasis en combos cada vez más sofisticados, variedad a la hora de encarar las peleas, así como puntuaciones y rangos que marcaban la meta para todos aquellos jugadores que buscaban cultivar su técnica.

Una oscura conspiración relacionada con el futuro del planeta

Ultra Age es la conclusión lógica de todo lo vivido durante más de 20 años, puesto que pelear es vibrante, prácticamente un acto instintivo en el que cada pulsación de botón está bien entrelazado con todo lo que ocurre en pantalla. Un hack and slash de manual que no se desvía demasiado de la fórmula más clásica y que se ambienta en un futuro lejano para narrarnos la historia de un joven guerrero llamado Age, quien se embarca en una misión para salvar a la humanidad de su extinción, dado que en un futuro lejano, los recursos de la Tierra se han vuelto insuficientes y su ecosistema ha cambiado de forma irreversible debido a la caída de un meteorito.

Captura hecha desde una Nintendo Switch

El resto, como se dice, consiste en repartir estopa a diestro y siniestro a través de un modelo lineal en el que seguimos un camino estricto con poca o ninguna desviación hacia el objetivo. Sencillo, divertido y desafiante, Ultra Age es una especie de cruce entre la serie del cazademonios y NieR Automata que nos encierra en un puñado de arenas para eliminar a todos los enemigos presentes con la ayuda de dos ataques principales que explotan las debilidades de los susodichos, un gancho, saltos dobles y movimientos de evasión. De la misma manera, ofrece pequeñas dosis de exploración que se desarrollan fuera del ángulo habitual de la cámara y que recuerdan inevitablemente a los juegos de Yoko Taro, aunque sin ofrecer secuencias de acción casi ininterrumpidas que cambian de género constantemente.

Al menos, se agradece que la obra desarrollada por la gente de Visual Dart y Next Stage ofrezca algo más que un mero pretexto para enfrentarnos a cientos de enemigos, destacando sobre todo la química que hay entre los distintos personajes.

Una distopía al estilo roguelike

Una muerte tras otra, asumiendo la derrota sin que ésta nos haga soltar los mandos, más bien agarrarlos con más fuerza para volver a intentarlo. Aprendiendo a jugar por una serie de escenarios generados de forma aleatoria repletos de enemigos y peligros para llegar al final de la aventura. Los roguelike nos obliga a evolucionar y, a la par, eliminar la percepción de monotonía retorciendo la dificultad hasta hacerla un atractivo para el jugador. Teniendo en cuenta las llamativas fluctuaciones del género y su variadas y ambiguas denominaciones, Ultra Age parte de un progreso que va más allá de ser un mero hack and slash.

Concretamente, se basa en las sensaciones y la forma de crecer como jugador que aporta un roguelike, y no tanto por el recorrido, que no se desarrolla de forma procedural. En este caso, reivindica la importancia de la repetición al derrotar enemigos o recolectar cristales con el fin de mejorar a nuestro personaje, a tal efecto, a través de un árbol de habilidades. Porque si hay un aspecto en el que Ultra Age trata de distanciarse de sus referentes, es este, pudiendo mejorar cada tipo de arma de manera individual, las cuales se desgastan con el uso, así como las destrezas de nuestro protagonista.

Bajo la mirada de los referentes

El hack and slash, cuando se hace bien, puede ser increíblemente técnico y estratégico. Ciertos enemigos necesitan acciones específicas y esto va de que nuestros dedos bailen de manera automática sobre los botones del mando para que Age baile sobre la cara de sus enemigos, interiorizando el sistema de combate y desarrollando nuestra propia técnica. Así, el aprendizaje y la mejora como jugador son sumamente satisfactorios, y pese a que a veces intenta abarcar más de lo que puede, Ultra Age es un juego al que se le notan muy buenas ideas, uno al que se le nota que ama el género.

Este análisis ha sido realizado gracias a dos copias digitales de Nintendo Switch y PlayStation 4 facilitadas por DANGEN Entertainment.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here