Astria Ascending

Para muchos es sabido la importancia de una franquicia como Final Fantasy, una saga que ha abarcado más de tres décadas y que ha probado diferentes caminos para renovarse. Porque mientras que otras series dedicaron todos sus esfuerzos en expandir elementos a una historia principal que se inauguró con una primera entrega, la serie que nos ocupa hizo tabula rasa con cada nueva iteración, creando así nuevos mundos, nuevos personajes y nuevas tramas, aunque no es menos cierto que han habido ocasiones en las que han cedido a la tentación de hacer una secuela directa. Empero, esa es una historia que merece ser contada en otra ocasión.

Lo que está claro es que la serie creada por Hironobu Sakaguchi no solo fue un canto de cisne para una Squaresoft  que estaba en su momento más oscuro, cambiando de arriba a abajo la situación de la compañía nipona, sino que también fue una de las principales culpables de haber popularizado los JRPG más allá del país del sol naciente y de haber llevado este género a las masas. De alguna manera, algo tiene que haber en Final Fantasy y en ese conjunto de elementos periféricos para que su melodía se escuche hasta los confines del mundo y del tiempo.

La antigua magia del JRPG

Sí, por los clásicos no pasa el tiempo. Son títulos sencillamente divertidos, con historias inolvidables y experiencias que raramente decepcionan al ser descubiertas. Títulos que siempre merecen la pena probar aun habiendo pasado muchos años desde su lanzamiento. Incluso más que eso. Porque referirnos a la década de los 90 no es cosa de nostalgia, es hablar de juegazos, y títulos como Astria Ascending, de Artisan Studios, un equipo formado por desarrolladores de Final Fantasy y Bravely Default, recuerdan lo grandiosos que fueron los años 90. En este caso, con una carta de amor que en el pasado nos hizo enfrentarnos a la oscuridad por medio de la magia.

Una carta de amor protagonizada por un grupo de ocho Semidioses, otrora seres terrenales que fueron elegidos para ser ungidos y dotados de poderes sobrenaturales, y que tienen la responsabilidad de defender el mundo. Sin embargo, su fatídico destino está más que escrito, dado que a cambio del enorme poder que atesoran, tienen a cambio una vida limitada de tres años. Esto, por supuesto, abre la veda a la consciencia de la finitud y cómo la muerte es fuente de miedo y duelo. Un tema tabú en todo el mundo, dado que cuesta ponerse frente a algo que culturalmente tratamos de evitar, y cuyo significado denotativo y connotativo pone de manifiesto la anticipación de la tragedia misma, una que además se vislumbra entre sueños, presintiendo el evento funesto que acaece tarde o temprano.

Astria Ascending intenta ofrecer este tipo de experiencia mediante extensos diálogos y situaciones amparadas en la madurez. Si bien, también insinúa más de lo que muestra al final, ya que los diferentes personajes que conforman esta aventura se caracterizan en muchos momentos por tener una personalidad y pensamientos básicos que no cambian demasiado desde el inicio hasta el final de la historia. Asimismo, tienen una perspectiva simple y pequeña sobre la vida o la situación que acontece, y sus formas de ser son un estereotipo que se usa para mantener la narrativa en movimiento. Y pese a que el grupo está compuesto por personalidades con características diferenciadoras que generan conflictos internos, no se aprovecha todo su potencial.

Fortalezas y debilidades

Llevamos más de tres décadas jugando a videojuegos de rol japonés por turnos. El conocido como JRPG, que nace de un puñado de compañías niponas, han compartido un conjunto de características comunes entre sus franquicias más célebres. Empero, con el paso del tiempo, lo que antaño parecía un buen aliciente, luego pasó a ser un reducto que quedó relegado a un mercado de nicho, pues esto no dejaba de ser una decisión a medio camino entre adaptar el sistema de combates de “Dragones y Mazmorras” y un parche a las limitaciones técnicas de la época de 8 y 16 bits.

Sin embargo, la recuperación de clásicos en forma de remasterizaciones y la presencia de nuevas entregas ha demostrado que el problema no es que un JRPG sea por turnos o en tiempo real. Lo importante es buscar fórmulas más o menos dinámicas que mejoren el acercamiento de los jugadores a los títulos pertinentes. Y desde Artisan Studios han concebido para Astria Ascending un sistema con la idea de que todos los personajes tengan un rol relevante en el fragor de los combates. Así pues, equipados con un puñado de armas y armaduras acordes a sus especialidades, tenemos que lidiar contra unos enemigos regidos por una serie de fortalezas y debilidades.

Desde siempre han existido armas y hechizos que debemos ir alternando en función de las vulnerabilidades de los enemigos, pero Astria Ascending lo lleva hasta las últimas consecuencias, ya que existen reacciones por cada acción llevada a cabo, las cuales provocan desde debilidades y resistencias, hasta cancelaciones y absorciones de salud. Asimismo, vamos acumulando en base a estas acciones unos puntos que reciben el nombre de “Puntos de concentración” y que a la larga nos permiten realizar ataques mucho más poderosos.

Oda al rolazo en los videojuegos

Siempre polémica, la nostalgia en los videojuegos es un lenguaje expresivo que ha desarrollado sus propias características a través de un grafismo que se inspira en el pasado, pero que lo modifica y afina en la medida de lo posible. En ocasiones, puede volverse en contra de los jugadores en forma de recuerdos, pero el resultado, en los mejores casos, son juegos hechos con técnicas y planteamientos reflexivos. 

Con unos personajes perfectamente detallados que parecen pinturas en movimiento y unos paisajes preciosistas, Astria Ascending funciona a base de hacer girar los resortes de la nostalgia, convirtiéndola en protagonista de un videojuego moderno, pero también sabe abrirse camino en momentos complicados. Y a eso se le debe otorgar el protagonismo que merece.

Este análisis ha sido realizado gracias a una copia digital de PC facilitada por Future Friends Games.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here