Disciples: Liberation

La fantasía oscura es un subgénero liminal que nace de la combinación de varias corrientes literarias con fronteras algo menos difusas. Es algo como una fantasía sucia que se aleja de las tramas donde los personajes son moralmente buenos y los límites entre el bien y el mal están perfectamente marcados, es decir, no suelen existir personajes de cuello blanco, desde reyes o nobles de la corte hasta personalidades que no se ensucian las manos. Otro elemento interesante de la fantasía oscura es que lo grotesco, el horror, tiene un elemento principal y este no siempre viene de la mano de seres fantásticos, sino de la propia avaricia de la humanidad.

En los últimos años, la fantasía oscura ha ido ganando terreno dentro del género, pues gracias a obras como Canción de Hielo y Fuego hemos contemplado un tipo de narrativa surgida como una respuesta moralmente gris hacia la fantasía heroica y todos esos cuentos cantados por los bardos. En el ocio digital, por otra parte, tenemos hitos como Baldur’s Gate o la saga The Witcher, pero también se pueden apreciar tendencias actuales como Disciples: Liberation, un RPG estratégico con combates por turnos ambientado en Nevendaar, un mundo fantástico que ha sido absorbido por la oscuridad y que está compuesto por una gran variedad de facciones, desde un imperio humano repleto de fanáticos religiosos hasta las oscuras fuerzas de no muertos.

Un mundo en el que escribimos nuestra propia historia y donde nuestras decisiones son poderosas e implican no solo la clase de líder en el que nos convertimos, sino también un suculento cóctel de emociones: los aciertos nos proporcionan satisfacción, mientras que los errores, experiencia.

Alianzas, por qué son tan importantes

La palabra “alianza” proviene del verbo “aliar” que significa unión entre dos o más partes y el concepto abarca tanto la unión en sí como también su resultado. Al ser un acuerdo entre dos o más partes incluye no solo la intención de lograr un objetivo entre varios, sino también la acción a desarrollar y la definición previa de intereses y recursos que cada quien se compromete a aportar para el logro del resultado. Hay muchos factores que pueden contribuir al éxito de las alianzas, desde los objetivos de largo plazo hasta el aporte de cada uno a la alianza.

Sin embargo, el panorama político de Disciples: Liberation, que toma parte en la reconstrucción de la ciudad-estado de Yllian con una miríada de facciones y personajes, es un campo de batalla en constante cambio. Décadas de alianzas largas pueden convertirse en una disputa de siglos de duración en cualquier momento, mientras que los aliados poco probables se pueden encontrar entre los enemigos más amargos. Dicho de otra manera, resulta complicado llegar a todos los frentes que uno mismo se marca, y aún más difícil si cabe que nuestras necesidades sean compatibles con lo que los demás nos exigen constantemente. 

Está claro que estar ahí para apoyar a los demás es positivo, pero en ocasiones, interiorizamos tanto esa dinámica de complacer a todo el mundo que al final nos vemos obligados a optar siempre por la opción que aparentemente beneficia más al otro, aunque luego intentemos maquillar la situación inventando supuestas ventajas para nosotros. Y claro, el juego que nos ocupa recuerda constantemente las decisiones que hemos tomado, muchas veces sin darnos cuenta, por lo que la parte política es un punto especial dentro de este Disciples: Liberation.

Dicho de otra manera, todas nuestras decisiones a lo largo de la aventura, ya sea en la historia principal, las misiones secundarias o en cómo nos llevamos con las diferentes facciones con las que interactuamos, tienen un impacto dentro del juego.

Ejércitos y combates tradicionales

El combate por turnos siempre ha estado ligado al género RPG o de estrategia, desde los clásicos Final Fantasy, pasando por sagas occidentales, ya que uno de los aspectos que más diferencia a los distintos estilos de RPG existentes es la forma en la que tratan la colocación de nuestros personajes y en cuanto afecta eso al combate en sí. Es decir, el posicionamiento significa considerar también factores como la movilidad y la colocación, detalles que aumentan la forma de enfrentarnos a los problemas que nos plantea.

Usando un sistema hexagonal y varios puntos de acción con el fin de llevar a cabo desplazamientos, ataques y hechizos en un orden determinado, Disciples: Liberation presta mucha atención al posicionamiento para que podamos ubicar a casi cualquier unidad que tengamos entre nuestro ejército, cada una con sus características y ataques que son de cosecha propia. La única nota discordante es que a la larga, la escasa dificultad de los combates puede convertir estos momentos en un mero trámite y no en algo que nos obligue a usar hasta la última gota de nuestras capacidades..

Demasiado largo

A lo largo de nuestras vidas hemos probado multitud de juegos de todos los géneros habidos y por haber, y durante años se han criticado a los videojuegos para un solo jugador con una duración no superior a las 10 horas, pues muchos usuarios han argumentado que la rentabilidad era extremadamente baja. Esto no es algo necesariamente malo en algunos casos, no obstante, en otros se destina una gran cantidad de recursos para prolongar la experiencia, dilatando la experiencia muchas veces más allá de lo razonable para el tipo de historia que nos quieren contar. Por ende, ¿cómo mantener a un jugador durante un centenar de horas a los mandos del mismo videojuego? Es algo tremendamente difícil de conseguir.

Precisamente, una de las cosas que menos gustan de Disciples: Liberation, es lo arraigado que está en su diseño lo opcional, lo intrascendente: algunas misiones vacías de significado, que simplemente existen como bonificación para crear un ejército imbatible. Y que un RPG tan celebrado por la importancia de las decisiones termine pareciendo un ejercicio rutinario de ir dando palos de aquí para allá, es un ejemplo de manual de juego demasiado largo. Pierde relevancia por puro tamaño, y pese a que narrativamente está bastante bien pensado para luchar por la supervivencia del mundo, es inevitable pensar que no hay un buen equilibrio entre pérdida de tiempo pura y dura y momentos con suficiente peso como para que el divertimento sea una constante.

Este análisis ha sido realizado gracias a una copia digital de PlayStation 4 facilitada por Kalypso Media.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here